Historia de Inglaterra: de los romanos a la Reina Elizabeth II

0
4957
Descubra!

Fascinante. Tal vez esa sea la mejor palabra para definir la historia de Inglaterra, repleta de sucesos tan gloriosos, inusitados, catastróficos, sangrientos y brillantes, que componen algunos de los capítulos más increíbles de la historia de la humanidad. Hoy nadie puede negar que el Reino Unido es una gran potencia. ¿Pero sabes lo qué hay detrás de esto?

Bueno, la historia de Inglaterra atraviesa los milenios. Después de todo, estamos hablando de un lugar habitado por las primeras civilizaciones del mundo. Celtas, romanos, vikingos, normandos, anglosajones … todos estos pueblos ya han ocupado el territorio que hoy llamamos Reino Unido. Luego vinieron los Reyes y reinas de la Edad Media, se formó el Parlamento y, bueno, hasta hoy la figura de la monarquía sigue viva y personificada en la Reina Elizabeth II.

Es difícil reunir tanta historia en un solo artículo. Pero eso es lo que vamos a intentar hacer en el resumen de hoy. ¿Vienes con nosotros?

Recuerda los acontecimientos que han moldeado la historia de Inglaterra. Foto: iStock, Getty Images

Recuerda los acontecimientos que han moldeado la historia de Inglaterra. Foto: iStock, Getty Images

Historia de Inglaterra: las primeras raíces

Probablemente ya sabe que las Islas Británicas albergaron antiguas civilizaciones. Varios pueblos han pasado por ese territorio, influyendo en su cultura y sus hábitos a través de los años. Para entender mejor lo que es Inglaterra hoy en día, hay que entender quiénes fueron esos colonizadores. Abajo, hablamos un poco sobre ellos.

Pueblos de Inglaterra

El complejo de Stonehenge es parte de Inglaterra desde la edad de piedra. Foto: iStock, Getty Images

El complejo de Stonehenge es parte de Inglaterra desde la edad de piedra. Foto: iStock, Getty Images

Algunos indicios arqueológicos indican que, incluso antes del asentamiento del resto de Gran Bretaña, el sur de Inglaterra ya estaba habitado (principalmente debido al clima suave favorable). Sin embargo, estos antiguos habitantes no han dejado ninguna prueba documentada de su existencia. Sólo sabemos de ella a través de algunos monumentos, como el complejo de Stonehenge, que data de la edad de Bronce (hasta 2.300 años A.C).

Celtas

La historia de Inglaterra generalmente comienza a contarse desde la vivienda de los pueblos celtas, que han poblado el territorio inglés desde el siglo 5 A.C.  Viviendo en tribus, organizadas por jefes, estos primeros residentes ocuparon prácticamente todo el territorio de las Islas Británicas. Hasta que los romanos entraran en escena, por supuesto.

Romanos

El muro de Adriano fue construido en la época del Imperio Romano. Foto: iStock, Getty Images

Uno de los primeros capítulos más relevantes en la historia de Inglaterra fue la invasión Romana, que dejó como legado algunos monumentos que hasta ahora podemos observar en el país. En los años 55 y 54 A.C., el emperador Julio César ya había invadido Britania (como se llamaba el territorio en aquella época), pero no consiguió conquistarlo en su totalidad.

Unos años después, en el 43 A.C., el emperador Adriano hizo un nuevo intento de invasión, que terminó con éxito. Con su impresionante fuerza militar, los romanos derrotaron a los británicos y dominaron la isla, creando la Provincia Romana de Britania. Durante el período en que estuvieron al mando de Gran Bretaña, hasta 410 D.C, comenzaron a moldear la Inglaterra que hoy conocemos.

Fueron los romanos los que construyeron varias ciudades por el territorio inglés, incluyendo Londres, que antes se llamaba Londinium. El legado romano también aparece en fortalezas de una ingeniería impresionante, como el muro de Adriano, que permanece hasta ahora en la región de Cornualles (norte del país, en la frontera con Escocia). Su objetivo era proteger la tierra de los romanos de cualquier posible invasor.

Los pueblos romanos también fueron responsables de algunas de las primeras transformaciones culturales en Inglaterra, especialmente en lo que se refiere a la religión. Extinguieron la antigua doctrina de las islas británicas, el druidismo, e introdujeron el cristianismo en territorio inglés.

En Londres, una parte de esa historia se puede ver de cerca, en la London Wall, un muro que delimitaba el espacio de Londinium, como se llamaba la ciudad en ese momento. Hoy, dentro de las dimensiones de esa antigua ciudad, se encuentra la City of London, cuna histórica y distrito financiero de la capital británica.

Anglosajones, vikingos y normandos

A mediados del año 410 d,C, al borde del colapso del Imperio Romano, Gran Bretaña comenzó a ser invadida por los llamados anglosajones (como eran conocidos los pueblos germánicos entonces). Fueron responsables de expulsar a los celtas y romanos que aún vivían en la región.

Posteriormente, en el siglo XVIII, Britania fue atacada por los vikingos (la mayoría daneses), que decidieron tomar para sí los reinos ingleses. Los anglosajones se resistieron, pero Inglaterra siguió experimentando otra invasión: normanda (nombre dado a los pueblos del norte de Francia).

Pero esta invasión ya se confunde con el próximo capítulo de esa intensa historia: las bases de la monarquía. Entonces, sigamos adelante.

La monarquía en la historia de Inglaterra

Torre de Londres es uno de los legado de William el Conquistador. Foto: Mapa de Londres

Los primeros reyes de Inglaterra (aunque no estuviera oficialmente unificada) surgieron en la época del dominio de los anglosajones. Alfred, el Grande (871 a 899), por ejemplo, fue uno de los reyes sajones que impidieron la invasión vikinga protegiendo su reinado de Wessex. Su dinastía fue la primera en la historia del Reino de Inglaterra.

Pero los comienzos de lo que llegaría a ser la monarquía inglesa durante la Edad Media se formaron cuando Guillermo, El Conquistador (un normando), ganó la Batalla de Hastings y tomó para sí la corona inglesa del Rey Harold. Fue él quien inició la unificación de Inglaterra y fue el primer monarca coronado en la Abadía de Westminster.

También fue Guillermo quien construyó algunos de los monumentos emblemáticos de Inglaterra (tenía la manía de erigir fortalezas para demostrar grandeza y someter a la gente a través del miedo). ¿Lo más importante? Torre de Londres

Reyes y Reinas de Inglaterra en ficción

El rey Enrique VIII fue el fundador de la Iglesia Anglicana. Foto: Dominio Público

La lista de monarcas que ocuparon el trono inglés es extensa. Cuando Guillermo, El Conquistador consiguió la corona, inició la dinastía Normanda, que gobernó el país hasta el año 1135. Fueron muchas las dinastías se sucedieron en los siglos siguientes (muchas de las que quedaron después fueron reintegradas en el poder). Cabe citar la dinastía de Blois, la dinastía de Plantageneta, la dinastía de Lencastre y la dinastía de York.

En la Edad Media, una de las dinastías más conocidas hasta la fecha es la de los Tudors (1585-1603). Sobre todo porque su reinado ha marcado un período de intensas transformaciones en el Reino Unido. El rey Enrique VIII fue el fundador de la Iglesia Anglicana. Rompió los lazos del catolicismo con Roma y creó una religión propia, principalmente para poder separarse de su esposa, Catalina de Aragón, y casarse con Ana Bolena.

Las hijas del rey Enrique, María y Elizabeth, también fueron figuras centrales del trono inglés. La primera, por la sangrienta ejecución de los protestantes (sí, quería acabar con la religión instaurada por su padre e implementar de nuevo el catolicismo), recibió el apodo de Bloody Mary. La segunda, que se recuerda por el largo reinado de 45 años, marcado por la expansión cultural y territorial de Inglaterra, fue en ese período en que entraron en escena genios como Shakespeare y Christopher Marlowe.

Por supuesto, no fueron todos los reyes y reinas de Inglaterra. Después de todo, como ya sabes, hasta hoy tenemos una reina. Pero, para no alargarnos demasiado en ese capítulo, hablemos de la importancia de algunos otros monarcas mientras estamos abordando acontecimientos relevantes dentro de sus respectivos reinos, ¿de acuerdo?

Vamos, entonces.

Imperio británico: el auge en la historia de Inglaterra

Inglaterra siempre ha sido una potencia ambiciosa. En el reinado del rey Enrique VIII, la industria naval comenzó a desarrollarse y, cuando Elizabeth I estuvo en el trono, se establecieron las primeras colonias británicas. En la Era de los descubrimientos (entre los siglos 15 y 17), sin embargo, los ingleses empezaron a dominar el mundo.

En este período, grandes naciones como Francia, los Países Bajos, Portugal y España se disputaban entre sí los principales territorios de Asia, África y América. El Imperio Británico se consolidó como la nación más poderosa del mundo, especialmente después de la derrota de las tropas de Napoleón en la Batalla de Trafalgar (1805) en la costa española.

Para tener una idea, en la cúspide del Imperio, las colonias británicas ocupaban casi una cuarta parte del área total de la Tierra. Eran cerca de 458 millones de personas, lo que también equivalía a una cuarta parte de la población mundial en ese momento, gobernada por los ingleses. Esto ocurrió durante el reinado de la Reina Victoria (1837-1901), período que se conoció como victoriana.

Explosión cultural e industrial en Inglaterra

Gracias al enriquecimiento territorial de Inglaterra como nación, el país vivió un período muy próspero también en otros sectores durante la Era Victoriana. Se ha convertido en uno de los más industrializados e innovadores del mundo y se ha consolidado como un centro mundial de referencia en conocimiento e investigación – no es de extrañar que hasta ahora albergue algunas de las mejores universidades del mundo, como Oxford y Cambridge.

El Imperio Británico también fue responsable de impulsar la temprana Revolución Industrial de Inglaterra (entre los siglos 18 y 19), que la convirtió en pionera en la construcción de carreteras, ferrocarriles y maquinaria de producción para impulsar la economía. No es de hoy que el país sea un centro económico de referencia para el mundo.

La geopolítica actual, sin embargo, ya muestra que el Imperio británico no duró para siempre. Su declive tuvo mucho que ver con algunas de las guerras en las que Inglaterra estuvo presente, especialmente los dos grandes conflictos mundiales. Puedes entender un poco mejor esta historia, donde hablamos un poco sobre algunas de las principales batallas que los ingleses han protagonizado.

Conflictos políticos y geográficos en la historia de Inglaterra

Ilustración de la Batalla de Naseby, ganada por el ejército del Parlamento en la Guerra Civil Inglesa. Foto: Dominio Público

Entre tantos acontecimientos que citamos, ha habido varios conflictos determinantes para la formación de Inglaterra que hoy conocemos. La Edad Media inglesa, en particular, se caracterizó por guerras civiles, guerras internacionales e innumerables intrigas políticas. Incluso la monarquía y el parlamento se han enfrentado – y el resultado ha sido el actual régimen de gobierno que prevalece hoy en el Reino Unido: la monarquía parlamentarista.

Para no perderse entre tantas guerras históricas, vamos a contextualizar un poquito de algunas de las más importantes individualmente, manteniendo el orden cronológico:

Guerra de los 100 años

La Guerra de los 100 años caracteriza una serie de batallas sangrientas entre Francia e Inglaterra, que comenzó en 1337 y no terminó hasta 1453 (a pesar del nombre, duró 116 años). El motivo inicial fue una disputa de poder entre Inglaterra y Francia por el trono francés, ya que desde la invasión normanda la mezcla de posesión entre territorios ingleses y franceses ha sido bastante confusa.

Al final de la guerra, los ingleses no conquistaron el trono francés. Eso fue importante para consolidar Francia e Inglaterra como dos naciones distintas.

Guerra de las Dos Rosas

La Guerra de las Dos Rosas fue un conflicto que duró 30 años, entre 1455 y 1485. La razón detrás de él era una disputa entre dos dinastías por el trono de Inglaterra: La House of York (cuyo símbolo era una rosa blanca) y la House of Lancaster (simbolizada por una rosa roja), ambas originarias de la dinastía Plantageneta.

La guerra no terminó hasta que Enrique Tudor ganó la Batalla de BosworthField, unió a las dos fuerzas opositoras y asumió el trono inglés, iniciando la Era Tudor.

Guerra Civil de Inglaterra

La Guerra Civil Inglesa duró entre los años 1641 y 1649 y fue básicamente un conflicto entre el ejército de la monarquía y el del parlamento. Aquí cabe un adendo: la monarquía absolutista ya había sufrido un frenazo con la firma de la Carta Magna en 1215, con el objetivo de limitar los poderes Totales de los monarcas (admitámoslo: algunos reyes de Inglaterra eran muy poco conscientes).

El documento estipulaba que el rey no podía tomar decisiones como la de crear impuestos sin que éstos pasaran por un gran consejo (que se convirtió en el Parlamento). Lo que ocurrió fue que el rey James I, de la dinastía Stuart, quería restaurar la monarquía absolutista, básicamente, recuperar todos sus poderes para sí mismo. Así empezó el conflicto.

Para resumir, el ejército del Parlamento ha salido victorioso. Un poco más tarde, con la Revolución Gloriosa, se instituyó a Bill of Rights (1689), una carta de derechos que subyugaba definitivamente los poderes de la monarquía al Parlamento.

Guerras mundiales

Como debe saber por las clases de historia en la secundaria, Inglaterra desempeñó un papel destacado en las dos grandes guerras mundiales. En la Primera Guerra (1914-1918), los ingleses se unieron a los países aliados y participaron en las sangrientas batallas en las trincheras. A pesar de su victoria, los británicos sufrieron pérdidas significativas: más de un millón de soldados fueron asesinados durante el conflicto.

Ya en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), los ingleses desempeñaron un papel fundamental en la derrota Nazi. Fue en ese tiempo que aparecieron figuras ovacionadas hasta hoy, como Winston hurchill, El Rey George VI (padre de la Reina Elizabeth II) y el genio Alan Turing, que ayudaron en el triunfo de los Aliados.

Historia de Inglaterra: legado al mundo

El Imperio Británico casi se apodera del mundo. Pero incluso si eso no ha ocurrido, es incuestionable el legado de Inglaterra para la humanidad, incluso hoy en día. Vale la pena recordar que el idioma más hablado del mundo es el inglés, una herencia de los británicos. La nación inglesa es también una de las más relevantes política y económicamente, tanto que la libra está entre las monedas más fuertes del sistema capitalista.

Pero el legado de Inglaterra al mundo va más allá. Pasa por la Invasión Británica, que revolucionó el rock mundial con bandas como The Beatles y The Who. También pasa por los grandes genios del arte, la ciencia, la astronomía, la navegación y la literatura, como Stephen Hawking, Newton, George Orwell, James Cook y Agatha Christie.

Por eso la historia de Inglaterra es tan fascinante. ❤️

Y a ti, ¿te gustó aprender un poco más sobre ella? Deja un comentario.

Descubra!

Relacionados

DEIXE UMA RESPOSTA

Publique seu Comentário
Entre com seu nome aqui